Mi Amante Es El Sobrino De Mi Esposa.

                 Hola mi nombre es Gonzalo Cruz Calderón, soy un hombre
                 bisexual activo, estoy casado desde hace ya varios años con
                 una mujer que nunca supo satisfacerme en nada y peor ahora que
                 ya esta vieja y gorda, lo único que le agradezco son mis tres
                 hijos a los cuales quiero mucho.
                 Gracias a la vida que me dio la oportunidad de ser bisexual y
                 poder disfrutar de mas opciones amorosas y así poder llegar a
                 relacionarme con un chico que es treinta años menor que yo, y
                 que me devolvió esa pasión, ese deseo, esa lujuria que mi
                 esposa me había hecho perder. El nombre de ese chico es Jose y
                 es nada mas y nada menos que ¡el sobrino de mi esposa!!!
                 Yo soy jefe del departamento de geofísica de la Universidad
                 Nacional, y fue ahí en donde comenzó todo entre Jose y el
                 relator de esta historia, y fue mi esposa quien nos unió, ya
                 que ella fue la que me pidió que le consiguiera trabajo en la
                 universidad.
                 Desde las primeras semanas que Jose empezó a trabajar conmigo
                 se portaba muy atento, me regalaba caramelos, estaba pendiente
                 del cafecito que siempre tomo a las tres de la tarde y me lo
                 servia justo en mi escritorio, pero lo que más me gustó fue
                 que al ver que yo almorzaba cualquier cosa que podía comprar
                 cerca, dispuso un dia llevarme comidita casera, tal como me
                 gusta, y a partir de ese dia nuestra relación fue mas cercana,
                 me dí cuenta que yo le atraía a Jose, y eso, confesaré que al
                 principio me puso un poco nervioso ya que ese chico era mi
                 sobrino político, pero con el paso de los meses ese
                 nerviosismo se convirtió en deseo.
                 Cuando cumplí mis 51 años Jose se encargó de organizar una
                 pequeña reunión en la oficina, que comenzó después de las
                 horas laborables, me llevo un regalo, pastel, boquitas, licor,
                 cerveza y un trío de mariachis. Al terminar la reunión a eso
                 de las 9 de la noche, solo nos quedamos Jose y yo, fue en ese
                 momento que me pidió que abriera el regalo que me había
                 llevado, era una camisa de seda, mis favoritas, que después de
                 agradecerle por todo me pidió que me la probara, me quito el
                 saco, luego la corbata y seguidamente la camisa botón por
                 botón, luego comenzó a besarme todo mi pecho, me mordía los
                 pezones duros por la excitación, no me pude contener mas, me
                 baje la bragueta de mi pantalón y tomando con fuerza a Jose
                 por la cabeza lo agache e hice que me chupara por un largo
                 rato mi pija, lo cual hizo de maravilla. Después se desvistió
                 dejando su tierna piel blanca descubierta, lo subí a mi
                 escritorio, se acostó con las piernas levantadas y separadas,
                 las cuales coloqué sobre mis hombros y poco a poco le fui
                 introduciendo mi pija por su rico culo el cual conoció su
                 verdadero dueño esa noche. Cuando estaba a punto de terminar,
                 Jose me pidió que le metiera mi pija en su boca, y yo con
                 gusto lo hice para poder hacer que tomara de mi semen, del
                 cual no dejo ni una gota.
                 A partir de esa noche mi vida ha cambiado, la lujuria es parte
                 fundamental de mi vida, me fascina cogerme a Jose en donde sea
                 y como sea, hasta me he atrevido a hacerlo en mi propia casa,
                 asi es, y ahí les va el relato.
                 Sucedió un fin de semana en el cual mi esposa se fue a ver a
                 su madre quien vive fuera de la ciudad, y se llevo a mis
                 hijos; pasarían sábado y domingo ausentes, por tal razón
                 aprovechando que la casa estaba sola, lleve a Jose para pasar
                 el fin de semana juntos, disfrutando de las buenísimas
                 chupadas de berga que me hizo en varias partes de mi casa, y
                 que decir de las cogidas, excelentes, sobre todo las que le
                 hice a Jose en la misma cama en la que duermo con mi esposa,
                 eso estuvo de total lujuria, sobre todo cuando Jose gritaba
                 “Tía, tu marido me esta cogiendo en tu propia cama”.
                 El domingo me encanto verlo desnudo, solo usando una de mis
                 camisas mientras me preparaba el desayuno, eso me éxito
                 muchísimo, no aguante, y de nuevo le revente el culo sobre el
                 desayunador. El fin de semana culminó con una riquísima mamada
                 de pija que me dió Jose en el carro mientras lo llevaba a su
                 casa.
                 Después de eso ya ha pasado el tiempo y cada vez son mejores
                 nuestros encuentros sexuales, estoy pensando seriamente en
                 separarme de mi esposa para irme a vivir con Jose, y así poder
                 estar juntos siempre.
               




 

[ LISTA DE RELATOS ]

 


free hit counter